Regalos Personalizados para la Novia

Cuando alguno de tus seres queridos se casa, el antes, durante y después de la boda se convierten en momentos emotivos para todo el mundo. Para la novia, por otro lado, es una combinación de estrés por la organización pero de felicidad por estar celebrando su amor por todo lo alto. Para ayudarla a recordar lo maravillosa que siempre ha sido y lo maravillosa que continuará siendo durante su matrimonio, no hay mejor detalle que diseñar un regalo personalizado para la novia fabricado a mano en exclusiva para ella.

Añade un toque personal

Aunque una boda es una declaración pública de amor, el matrimonio es una decisión privada y personal: dos personas que se comprometen a estar juntas el resto de sus vidas. Parece que no existe mejor momento para personalizar un regalo que tenga valor emocional y que dure el resto de su viaje juntos. Nuestros regalos personalizados para la novia son detalles de calidad fabricados a mano, pero su magia reside en el diseño personalizado que tú quieras elegir para la recién casada. Crea un regalo tan único como la propia novia.

Un vestido especial

En Europa la tradición dictamina que la novia debe llevar un vestido que se ha confeccionado especialmente para la boda. Normalmente el vestido es blanco y de confección tan elaborada que no se puede utilizar en ninguna otra ocasión. Sin embargo, no se trata de una tradición de milenios. Antes del siglo XIX la novia llevaba su mejor vestido para el día de su boda, independientemente del color. Las mujeres con gran poder adquisitivo podían permitirse comprarse un vestido nuevo para la boda del color que más les gustase. Aun así, se esperaba que volviesen a ponerse dicho vestido después del casamiento.

"Hace un día precioso para casarse de blanco"

Fue precisamente la reina Victoria de Inglaterra la que puso de moda casarse de blanco, ya que en su boda decidió vestirse de blanco en lugar de llevar un vestido de novia plateado (color asociado con las bodas reales). A lo largo del siglo XX se institucionalizó el vestido de novia blanco como símbolo de la pureza, la virginidad y la inocencia - exclusivo, por lo tanto, para la boda del primer matrimonio contraído-. Además, los vestidos de boda blancos se convirtieron en una muestra de ostentación ya que son vestidos lujosos y difíciles de mantener. Hoy en día las novias siguen llevando vestidos de color blanco o similar independientemente del número de matrimonios que hayan contraído previamente y, sobre todo, independientemente de su historial sexual.

El simbolismo de los colores

En los últimos años, sin embargo, los vestidos de novia blancos están pasando de moda y otros colores están surgiendo en Occidente. En otras culturas no occidentales las novias suelen llevar el vestido oficial nacional para representar su tierra con orgullo. En Asia, por ejemplo, las novias se suelen casar de rojo porque recuerdan a la pasión, la salud y la energía de la juventud -ya que el blanco es en realidad un color reservado para la muerte y el luto-. Aún así e independientemente del color, lo que todos los vestidos de novia suelen tener el común es la confección exquisita, los adornos bordados y los abalorios. Much more recently, white dresses have been more commonly disregarded in favour of something more colourful in Western countries.

Algo viejo, algo nuevo...

...algo prestado y algo azul. Existen varias supersticiones cotidianas que giran entorno al día de la boda y los rituales que conlleva: la novia no puede llevar perlas el día de la boda porque los romanos pensaban que las perlas se asemejan a las lágrimas y condenan a la recién casada a llorar durante su matrimonio; entrar al hogar en brazos del novio, lo cual representa protección; llevar huevos a las Clarisas para evitar que llueva; tirar arroz a la salida de la iglesia para desearle a los recién casados abundancia, descendencia y prosperidad; evitar el color amarillo porque atrae la mala suerte y los celos; o no casarse un martes o un día 13 por tratarse de días especialmente teñidos de catástrofes en la sabiduría popular. Así que ya sabéis, ¡no se os ocurra casaros en un día martes 13 vestida de amarillo, con personas y sin haberle pedido ayuda a las Clarisas! 

Regalos únicos para la novia

Al crear un regalo personalizado para la novia puedes asegurarte de poner todo tu amor, alegría y buenas bendiciones en el diseño. Además será un regalo de boda que la novia agradecerá porque, además se fabricarse a mano por encargo, estará personalizado a su gusto. ¡Nadie más ha recibido un regalo igual porque se habrá diseñado, manufacturado e impreso en exclusiva para la novia en el día de su boda!